¿cómo convervar flores frescas cuando las recibimos en nuestros ramos?

Una de las principales preguntas que nos hacemos todos los amantes de las flores.

Hoy queremos daros unos valiosos consejos, para que vuestros ramos duren bonitos y frescos durante mucho más tiempo.

Uno de los errores típicos que se comenten al recibir un ramo de flores, es ponerlo directamente en agua. Normalmente, nuestros ramos, vienen con una bonita presentación y envoltorio, pero una vez que queramos poner el ramo en agua, es mucho mejor, dejar nuestras flores descubiertas, sin papeles ni celofanes que las cubran, de esta manera nos aseguramos que nuestras flores respiran.

Una vez que hayamos quitado el celofán de nuestro ramo, vamos a disponer un buen jarrón para colocarlas.

Para preparar nuestro jarrón, tenemos que asegurarnos que está limpio, por ello, podemos fregarlo con agua y jabón y secarlo posteriormente. Una vez hecho esto, vamos a rellenarlo de agua limpia y fresca. No pasa nada si rellenamos el jarrón con agua del grifo, aunque la calidad del agua, dependerá mucho de cada ciudad. Lo que sí es importante, es la temperatura del agua. El agua de nuestro jarrón tiene que ser fresca, no helada ni caliente, aconsejamos que sea fresca.

Ya preparado el jarrón con agua, es conveniente, que pongáis en ella los nutrientes que os regalamos en cada ramo. Solo hay que abrir el sobre, verterlo en el agua y removerlo hasta que este disuelto. Los nutrientes que incluimos son un desinfectante de agua y alimento para las flores, ya que una de las principales causas de que nuestras flores nos duren menos, son las bacterias del agua que hacen que se pudran.

Tenemos nuestro jarrón listo, y nuestro ramo sin envoltorio, ahora vamos a poner las flores en agua!

Cuando una flor es cortada, interpreta que tiene una herida, y su proceso natural es cauterizar esa herida para conservar el agua que le hace vivir. Por ello, cuando se encuentran en un periodo de tiempo sin agua, como en el transporte, ellas se cauterizan los tallos y dejan de beber por el tallo.

Para que nuestras flores vuelvan a absorber agua y no se marchiten, es importantísimo cortarles los tallos uno o dos centímetros antes de ponerlas en el jarrón. De esta manera, quitamos la parte cauterizada del tallo y le permitimos volver a recibir agua limpia y fresca.

La forma correcta de cortar los tallos, individualmente cada tallo en un ángulo de 45 grados, no recto. La razón para el corte en ángulo es aumentar el área de superficie, lo que permite que las flores absorban más cantidad de agua. El corte lo podéis hacer con tijeras de poda, navaja o cuchillo, lo que os sea más cómodo y con la herramienta que tengáis en casa. Nosotros aconsejamos para las manos más expertas hacerlo con cuchillo o navaja bien afilado, ya que el corte es más limpio.

Ahora ya podéis colocar vuestras flores en el jarrón para que luzcan bonitas y frescas!

Una vez hecho todo el proceso, es importante repetirlo cada dos – tres días.
* Limpiar el jarrón
* Cambiar el agua y poner agua limpia y fresca
* Cortar los tallos uno o dos cm.

Ya sabéis como conservar vuestras flores frescas, comprobadlo con uno de nuestros ramos !

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies